100 Resilient Cities Explore the Strategy

Follow our progress

Los caleños llevamos años siendo resilientes.

Los retos que enfrenta la ciudad nos han llevado a emprender diversos esfuerzos en los siguientes frentes: la mejora de la educación de forma integral a través de una gran inversión en infraestructura y calidad educativa; la movilización eficiente de la ciudad mediante la reforma al sistema de transporte masivo y la construcción de una red complementaria; la gestión del recurso hídrico a través del refuerzo al dique (jarillón) que protege a Cali de inundaciones del río Cauca y el aseguramiento del suministro de agua potable para la ciudad tanto en épocas de sequía como de lluvias; la disminución de violencia, ofreciendo alternativas de vida digna y apoyo para la resocialización a los jóvenes vinculados a dinámicas de violencia, así como oportunidades para los jóvenes que están al margen de ellas; finalmente, la mejora en nuestros procesos de planeación gracias al fortalecimiento de las herramientas que nos permiten tener información clara, objetiva y a la mano, que en definitiva nos ayudará a tomar decisiones basadas en datos.

La Estrategia de Resiliencia de Santiago de Cali da orden y sentido a estos esfuerzos. Este documento nos permite entender que, más allá de resolver problemas puntuales, estamos construyendo una ciudad capaz de superar desafíos que se vienen arrastrando por años, con miras a poder enfrentar los retos que vendrán a futuro. Confíamos en que esta publicación será nuestra carta de navegación para lograrlo.

01 Educación para las oportunidades Una Cali con educación de calidad y ambientes seguros prepara seres humanos capaces de contribuir a la sociedad, transformar su entorno, aprovechar y generar oportunidades.

02 Convivencia para la vida Una Cali donde se respeta y reconoce la diversidad, donde los conflictos se resuelven sin recurrir a la violencia, y donde los jóvenes tienen oportunidades que los alejan del crimen, es una ciudad para la vida.

03 Movilidad para el desarollo Una Cali con múltiples medios de transporte sostenibles, confiables y seguros, es una ciudad que se prepara y le apuesta al desarrollo.

04 Sostenibilidad para el futuro Una Cali preparada para mitigar las eventualidades del cambio climático, protege sus fuentes hídricas y los ecosistemas que las rodean.

05 Planeación para el progreso Una Cali que planea de forma articulada sus procesos, es una ciudad que se proyecta para el futuro.

+ menu

01

Una Cali con educación de calidad y ambientes seguros prepara seres humanos capaces de contribuir a la sociedad, transformar su entorno, aprovechar y generar oportunidades.

El sistema educativo oficial de Cali sufre de marcadas brechas en calidad educativa. En las pruebas nacionales de desempeño educativo, el 50% de las instituciones oficiales de primaria fueron calificadas como insuficientes, mientras que tan solo el 34% de las privadas recibieron esta misma designación (Cali Resiliente, 2017).

A su vez, Cali sufre de una deficiencia en infraestructura educativa, y más de la mitad de la infraestructura existente requiere intervenciones para brindar un servicio satisfactorio a la población estudiantil y cumplir normas de sismorresistencia (Cali Resiliente, 2017).

Para abordar los problemas de infraestructura y calidad educativa, el Municipio carece de herramientas y sistemas de recolección y gestión de datos que alimenten planes y estrategias que comuniquen las necesidades en tiempo real y con precisión. Por esta razón se acompaña el diseño de estrategias y políticas públicas con la construcción de herramientas, metodologías y sistemas de recolección y manejo de datos que faciliten y apoyen las siguientes metas:

  • Fortalecer la pertinencia y calidad educativa
  • Generar infraestructura educativa resiliente

A través del desarrollo de las acciones propuestas en esta línea, se busca que los jóvenes graduados de la educación pública oficial cuenten con las capacidades socioemocionales, académicas y laborales necesarias para desarrollar un exitoso plan de vida, contribuir a su sociedad, transformar su entorno, promover la convivencia y fomentar una sociedad con condiciones dignas, justas y equitativas. Acompañando eso, se busca modernizar y recuperar la infraestructura educativa del Municipio, ampliar su capacidad, y prepararlo para servir durante y después de una emergencia.

IEO nuestra señora de los remedios, 2018

Photo: foto: maría fernanda arias

02

Una Cali donde se respeta y reconoce la diversidad, donde los conflictos se resuelven sin recurrir a la violencia, y donde los jóvenes tienen oportunidades que los alejan del crimen, es una ciudad para la vida.

A pesar de que Cali, en línea con la tendencia nacional, exhibe una disminución importante, sus tasas de homicidio continúan siendo significativamente más altas que el promedio nacional y que otras ciudades importantes del país.

Pese a los esfuerzos que se han venido adelantando en la ciudad a través de los diferentes programas de la Alcaldía, es inevitable concluir que en Cali hace falta avanzar de forma importante en la reducción de la violencia urbana, representada en múltiples manifestaciones (crimen organizado, pandillas, intolerancia, violencia intrafamiliar, entre otras). Por lo tanto, Cali requiere de un enfoque de paz, seguridad y cultura ciudadana en el que las personas sean las protagonistas de su propia transformación; también, para la construcción de bienes comunes como la convivencia, la coexistencia y la seguridad, que requieren del compromiso, sentido de pertenencia y corresponsabilidad de los habitantes de la ciudad.

En definitiva, se observan elevadas manifestaciones de violencia en diversos territorios de la ciudad. En particular, predominan los jóvenes como principales involucrados en estas dinámicas. De manera más específica, se busca:

  • Articular las intervenciones orientadas a la construcción de paz y prevención de violencia
  • Fortalecer y apoyar las iniciativas encaminadas a fomentar la coexistencia y diversidad

A través del desarrollo de las iniciativas propuestas en esta línea, se busca la reducción significativa de la tasa de homicidios y demás indicadores de violencia que puedan sostenerse en el tiempo, y para ello se plantean intervenciones que van más allá de lo policivo. Por esta razón, el equipo de Resiliencia de Cali ha venido trabajando con la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana, la Subsecretaría de Territorios de Inclusión y Oportunidades Urbano y Rural, la Secretaría de Seguridad y Justicia, la Secretaría de Cultura y la Secretaría del Deporte y la Recreación en una metodología interinstitucional para la construcción de una política para la consolidación de una Cali pacífica con coexistencia y seguridad.

03

Una Cali con múltiples medios de transporte sostenibles, confiables y seguros, es una ciudad que se prepara y le apuesta al desarrollo.

En los últimos diez años el número de automóviles en Cali se ha duplicado y el número de motos se ha triplicado (Departamento Administrativo de Planeación Municipal, 2016a). Cada día hay más congestión vehicular en la ciudad, y este problema solo va a empeorar si no se les apuesta a modos de transporte alternativo y al sistema de transporte público de Cali, el Masivo Integrado de Occidente (MIO). Hasta hace poco el SITM-MIO, administrado por la entidad descentralizada Metro Cali S.A., enfrentaba limitaciones financieras y legales que obstaculizaban su éxito y desarrollo, pero aun sin esos obstáculos el sistema requiere de intervenciones que le permitan tener sostenibilidad completa. Adicionalmente, el problema de congestión vehicular es acentuado por la falta de infraestructura que permita el desplazamiento en medios alternativos. A la luz de esas necesidades, se busca:

  • Lograr la sostenibilidad del sistema de transporte público
  • Fortalecer la red integral del STIM – MIO y sistemas complementarios

A través del desarrollo de las iniciativas propuestas en esta línea, se busca desarrollar diversos modos de transporte que complementen y se integren al SITM-MIO, como bicicarriles, un tren de cercanías, y andenes de mejor calidad, entre otros, para asegurar la sostenibilidad en el tiempo y el éxito del SITM-MIO.

04

Una Cali preparada para mitigar las eventualidades del cambio climático, protege sus fuentes hídricas y los ecosistemas que las rodean.

Situaciones como la ausencia de agua potable para las funciones básicas del hogar, así como el aumento de la temperatura en algunas zonas de la ciudad y la agudización de fenómenos de la niña y niño, son solo algunas manifestaciones que pueden presentarse en Cali en los próximos años. Para ser una ciudad resiliente se requiere fortalecer la preparación y adaptación ante este fenómeno. Esto significa articular a los múltiples actores y la diversidad de acciones que en conjunto contribuyen a mitigar las consecuencias del cambio climático, especialmente en materia hídrica.

La agenda de preparación para el cambio climático es bastante incipiente en Cali. Esto se evidencia en el Plan de Desarrollo 2016 – 2019, donde no se lo identifica como un componente en particular, sino que lo trabaja como un número de acciones desarticuladas. Sin embargo, en el 2016, se concluyó el Plan Integral de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, que contempla una hoja de ruta tanto técnica como política, construida de manera colectiva, que promueve acciones de adaptación y mitigación con el fin de impulsar iniciativas de desarrollo social, cultural, y económico en un contexto de clima cambiante. Dicho documento contiene la propuesta para la ciudad en esta materia de cambio climático con una mirada al 2040.

De forma más específica, de acuerdo con la Secretaría de Gestión del Riesgo de Emergencias y Desastres, se evidencia que de los 7 ríos que atraviesan la ciudad, Cali solo tiene un solo río con calidad del agua aceptable, mientras que los otros 6 tienen mala calidad, pues los mismos sufren de deforestación, minería ilegal, invasiones ilegales y mala disposición de residuos. También, los afluentes del Cauca, los ríos Pance, Lili, Meléndez, Cali y Aguacatal son propensos a inundarse, mientras que la población vulnerable que se ubica en zonas de riesgo de manera informal, contribuye al deterioro del ecosistema. Adicionalmente, la expansión de la frontera urbana mediante asentamientos ilegales, especialmente en el área de ladera, contribuye al deterioro de la biodiversidad, así como de las cuencas de los ríos que abastecen la ciudad. Frente a esto se propone:

  • Fortalecer el uso del territorio para preservar los recursos naturales
  • Establecer mecanismos efectivos para la toma de decisiones

05

Una Cali que planea de forma articulada sus procesos, es una ciudad que se proyecta para el futuro.

Ejecutar de manera efectiva el plan de trabajo de la Administración Municipal, que se materializa en los Planes Municipales de Desarrollo, requiere de un exitoso proceso de planeación, pues es aquí donde es posible anticipar imprevistos, ordenar los insumos requeridos, alinear a los actores involucrados en la ejecución, y establecer las iniciativas que llevarán al cumplimiento de los objetivos planteados.

Se observa que los tomadores de decisión concentran su gestión en resolver situaciones cotidianas, lo que impide dedicar el tiempo requerido a la planeación estratégica para el mediano y largo plazo, sumado a la falta de información suficiente para tomar decisiones. La ciudad requiere de una administración pública al servicio de la gente y de sus necesidades, que emplea de manera efectiva las TIC para facilitar dichos procesos. Esto implica la capacidad de planificar y actuar para resolver los problemas del presente y obtener victorias tempranas, sin olvidar a las generaciones futuras, pensando en el largo plazo.

De forma más específica, Cali no tiene una base de datos centralizada donde los organismos del Gobierno, la academia y la sociedad civil puedan aportar y acceder a datos. Esto contribuye a que actualmente los procesos de planeación no siempre incentiven ni faciliten el cumplimiento de los planes estratégicos, ni tampoco fluyan en conjunto con procesos presupuestales o creen amplio espacio para la participación ciudadana. A esto se suma la ausencia de mecanismos de monitoreo, seguimiento y evaluación sobre los planes, programas y proyectos, a través de indicadores objetivos que faciliten la toma de decisiones en el sector público. Concretamente, esta línea propone:

  • Gestionar la administración pública de forma efectiva
  • Diseñar un sistema efectivo de monitoreo, seguimiento, y evaluación

A través del desarrollo de estas metas se busca que la Administración Municipal, mediante herramientas TIC, cuente con información veraz, confiable y actualizada sobre los programas, planes y proyectos que contribuya a delinear la planeación en el mediano y largo plazo, facilitando el cumplimiento (según lo programado) de las metas de los Planes de Desarrollo.

Our Resilience Team

Read Cali's Resilience Strategy